martes, 12 de noviembre de 2013

49 eDiCióN BeHoBia - SaN SeBaSTiaN

oTRa PaRa eL CuRRiCuLuM ViTae de auPa NaCHo¡¡¡¡¡

Aúpaaaa¡¡¡¡ esa fue la palabra más oída en la carrera que discurre entre la frontera con Francia y la bonita ciudad de San Sebastián....

Siempre habréis oído que la BeHoBia debe ser una carrera que no debe faltar en el C.V de cualquier runner. Pues bien, ahora puedo decir que no es cierto pero no del todo. En mi caso habrá que volver, y es que me ha quedado la espinita de disputar esta bellísima carrera. Ya se que no es una distancia homologada, que la marca no vale de nada, pero una carrera del nivel de la Behobia, bien merece que se la trate en función de los galones que bien ganados tiene.
 Poder correr estos 20 Km desafiando a la subida de Gaintxrizketa, y no morir en el intento, para poder seguir disfrutando de la zona de toboganes de LeZo con el cuchillo entre los dientes, y descender hacia Pasajes a ritmo endiablado, mantener el tipo en la zona portuaria para de nuevo dejarte llevar por el gentío en la subida del AlTo De MiRaCRuZ y después de ese último AuPa en la cima, lanzarte a pecho descubierto en busca de la Avenida de Zurriola, y cubrir esos últimos kilometros mientras te empapas del ambiente y el olor a mar, sin dejar de correr tan rápido como sea posible, y cruzar el puente del Kursaal, mientras aprietas los dientes para un último esfuerzo, ese que te llevará a cruzar la meta en el Boulevard en estado de éxtasis.........
pero eso tendrá que esperar.........

No llegaba yo todo lo fino que quisiera, la recuperación post Berlin se está haciendo larga, aunque no hay prisa, ya que tampoco hay objetivos que me llenen hasta el próximo Maratón de Boston, con lo que con ir recuperando sensaciones, ya me voy dando por contento.
Con estos mimbres nos presentamos el Sábado en Donosti la familia Fdez Perez al completo. La idea, disfrutar de un buen cañeo por el barrio viejo de Donosti con el resto de FFDR desplazados hasta allí para la ocasión. Al final, lo que suele ocurrir, de zurito en zurito y tiro porque me toca, y me como un pintxo y me cuento veinte, así nos dieron las siete.


No pudo faltar la visita  A fuego NeGRo¡¡¡¡¡


Después a descansar un poco al hotel, y a cenar unas pizzas con los peques, que no trabajan todavía el tema pintxos.

La carrera que decir que no hayáis leído/oñído ya. La organización raya casi la perfección, lo cual no es fácil si tenemos en cuenta que este año llegaron a meta unos 24000 corredores. Runner's que hay que mover desde San Sebastian  hasta la localidad de Behobia, primero en tren y luego en autobuses, al menos en mi franja horaria organización exquisita. El único pero, es que a la llegada a la estación de destino has de volver a meter el billete por los tornos y como seas de ,los del vagón de cola, me parece que habrás de esperar un buen rato. Yo sin saberlo, me coloqué en el primer vagón y salí directamente.
Aproveché aquí para desayunar, ya que no lo había echo antes pues había de estar a las 7:30 en la estación de AMARA. Café solo y un par de sobaos pal cuerpo, de perdios al rio.....
Cuando llegas ala zona de salida, ambiente de las grandes ocasiones, y exquisita organización en el tema de roperos y salida. Creo que es la primera en la que no veo gente mal colocada...




Tiempo para dar una vuelta, y encontrarme con Vicente, un runner valenciano que conocimos en Marrakech. Lástima que se me olvidó inmortalizar el momento. Suerte en Valencia, aunque creo que no te hará mucha falta te ví super fino¡¡¡¡¡

Después ya encontré a Backs, otro FFDR que saldría en mi cajón y con el que el día de antes ya había quedado en hacer la primera parte de la carrera. Así que una vez juntos, nos colocamos y disfrutamos de la salida de la carrera juntos.


La salida, en la linea de toda la carrera, muy bien organizada, se puede correr bien desde la salida, y apenas un par de corredores mal colocados. A partir de ahí, intentamos poner una velocidad de crucero que teniendo en cuenta el perfil de la carrera, nos situara en una media de 4:00 min/km.




Una primera parte de la carrera con un par de subidas y continuos falsos llanos que te llevan hasta el Km 6 de carrera, donde comienza la subida de Gaintxurizketa de unos 2,5 km. No falta la animación en ninguna parte, un poco fría a veces, pero es que normal eramos muchos los runners, aunque eso sí a poco que les pidieras ahí estaba el público donostiarra devolviendote los ánimos y empujando hacia arriba¡¡¡







Una vez acabada la subida, comienza la zona de toboganes por la carretera de Lezo, muy amena para el corredor, tanto por el paisaje como por los continuos cambios de ritmo fruto de los constantes sube y baja...





De ahí directos a la zona de Pasajes que te lleva directo a la zona Portuaria, que había leído por ahí que era una zona bastante fea, pero que a mi particularmente me gusto. No todos los días se corre por una paraje tan pintoresco...






 Pasada la zona portuaria,  es cuando hablo con Backs y le digo mi intención de intentar acabar los últimos 4 km rápìdos, el tiene la Maratón de Valencia este fin de semana y aunque irá en plan tranqui no debe de forzar. Coincide con el último avituallamiento, único pero que le pondría yo a la organización. Todos están en el lado derecho, y con la aglomeración de corredores que hay a veces era peligroso coger agua, ya que había que cruzarse. Cosa que nos pasó en el avituallamiento del 16, pero estos tres corredores nos surtieron con el agua que les sobró, Chapeau¡¡¡





Así que me pruebo esos 4 últimos 4 km, y aunque al principio las sensaciones son buenísimas, ya que en plena subida al Alto de Miracruz, no hago más que rebasar corredores y marcar un parcial de 3:52 en subida, poco más tarde el isquio volvería a advertir que los efectos Post Berlín todavía no han pasado.






Después ya vertiginosa bajada en busca de la Playa de Zurriola y directos al Puente de Kursaal y de ahí a la meta, donde un mal entendido hace que no pueda ver a Marta con los chicos, decepción, uppsssss¡¡¡




Llegada y ducha en la misma playa de la Concha, otro 10 para la organización¡¡¡ y en menos de 30 minutos duchadito ya con la familia para disfrutar de unos pintxos antes de regresar para Madrid.


Lo dicho volveré¡¡¡¡